jueves, 12 de julio de 2007

NOCHE DE SAN JUAN



Tacto en lapislázuli
el terciopelo que la noche,
susurró
en aromas de penumbra
cuando los rizos de las llamas,
capitalizaban como druidas,
el escote del gemido,
ése
cuya arquitectura,
desencriptaba fósiles
al ir dejándonos las manos,
con el picaporte,
prendido de deseos.


PILAR IGLESIAS DE LA TORRE

2 comentarios:

Salvia dijo...

Precioso poema. Mágica noche de San Juan, inicio de un nuevo ciclo que se depura con el fuego.
Felicitaciones, Pilar.

Pilar Iglesias de la Torre dijo...

gracias Salvia...........tú sí que tienes un aromático nombre que imprime un gradiente de sensaciones al paisaje

de vez en cuando encontramos esos puntos de inflexión que nos permiten depurar lo obsoleto........como ese simbólico solsticio

un abrazo........Pilar